Sobre la misión

Hace algunos años, escribía Carl G Jung: “Solo se volverá clara tu misión cuando puedas mirar a tu propio interior, porque quien mira hacia afuera, sueña… y quien mira hacia adentro, despierta”.

El reconocimiento de las propias fortalezas y debilidades es un paso indispensable cuando de formularse planes para el futuro se trata, tanto para las empresas como para las personas. En el ámbito empresarial, autores como Michael Porter aseguraron que la estructura seguía a la estrategia, pero con el paso del tiempo se ha encontrado que la formulación de la estrategia depende en gran medida de las estructuras existentes, principalmente de la calidad del capital humano, el cual es el generador de ideas al interior de las empresas.

No existe innovación ni cambio si no se gestiona adecuadamente ambas cosas con las personas. Y solo así va cumpliéndose la misión de la empresa.

Por lo tanto es importante  desarrollar en las empresas, un capital humano competente, entrenado, actualizado y carismático que permita plantearse nuevos retos.